Posteado por: wilcoclub | marzo 17, 2008

Crónica del show de Wilco en Washington


Cubrimos el actual show de Jeff Tweedy y los suyos: Wilco en clave Sky Blue Sky (07). Directamente desde un club gringo en Washington, gracias al trotamundos Antonio Díaz.

Ya saben: por A, B ó C razón uno viaja a algún país del hemisferio norte y lo primero que hace es revisar la agenda de conciertos. En mi caso me enteré que en febrero iba a estar por Washington DC. Y a parte del mega-concierto de las Spice Girls (reconozco que, rememorando mis años de precoz imberbe, lo pensé) y un masivo show de Bon Jovi en un estadio de fútbol americano (ughs), no había mucho que ver. Hasta que algo interesante apareció en la pantalla de mi computador: Wilco estaba de gira y se iba a presentar dos noches en un club. Pero como me entero que viene siendo la química en este tour, obviamente las entradas se habían acabado hace dos meses (para algunos consecuencia de que el grupo prestara cinco de sus temas para comerciales de Apple y Volkswagen, lo que –dicen- ha ayudado en las ventas). En Ebay lo más barato que se podía conseguir era por 100 dólares (45 lucas aprox), así que ninguna posibilidad de comprar boletos por la vía legal.

Cuento corto: conseguí el mail de uno de los encargados del tour de Wilco y me logré acreditar como prensa por Paniko.cl, ya que en el conteo de los mejores discos del año pasado, Sky Blue Sky había salido como uno de los mejores del 2007, entre otras patrañas sudacas para que se apiadara de mí. Resultado: un día antes, el mismo tipo me manda un correo en el que me escribe que, aparte de que no le molestara más, mi pase de prensa iba a estar en la boletería el día del segundo show, jueves 27 de febrero.

Dicho y hecho llego ese día a las afueras de 9:30, un club ultra hype de Washington DC, algo así como el sueño mojado de todos los indies-alternativos chilenos que tiene Pitchfork Media de página principal y que compran Rockdelux aunque venga con meses de atraso. En la entrada, para matar el tiempo, reviso los conciertos que vienen: Justice (otro hype por estos lados), sold out desde el mismo día en que se pusieron a la venta las entradas; Hot Chip (agotado también); The Gutter Twins (nueva banda de Mark Lanegan); y Blind Melon (los del video de la niña-abejita) son los shows más interesantes.

Mientras me intento colar en las primeras filas, por los parlantes pasan el último disco de Rodrigo y Gabriela, el nuevo dúo de guitarras mexicanas que todos comentan pero que nadie entiende acá en Estados Unidos. Barak Obama –quien ha recibido el apoyo de gran parte de la comunidad roquera gringa, desde Fall Out Boy hasta Kanye West– es otra de las “marcas” presentes y está más que visible en poleras y gorros del público (Wilco no es ajeno: en medio del show se podrán ver adheridas en guitarras y otras partes, varias chapitas del pre-candidato a la presidencia).

Pasadas las nueve y la silueta de Jeff Tweedy, con un gorro muy vaquero, sale con una guitarra acústica y despega con tres canciones al hilo: “Sunken Treasure“, “Mountain Bed” y “Company in My Back“. Wilco en vivo suena bien. Wilco en vivo suena mejor que en sus discos, más pulcro, más rabioso, per calmo cuando Tweedy quiere irse en esas voladas introspectivas que tanto le gustan. Y que esta noche no escasean, al contrario; tal vez sobran. Porque la primera parte del show explotan ese lado folk (tan deudor del Dylan del tiempo de Nashville Skyline, como de su tan venerado Woody Guthrie). Lo que no impide que –en la segunda parte- cuando sea hora de roquear, lleguen a extremos como que Nels Cline (guitarrista nuevo) rompa todas sus cuerdas y termine con un dedo sangrando. O que Jeff Tweedy tire su gorro al público y pase a llevar con su guitarra los micrófonos.

Y aquí un aspecto que nunca he entendido de los conciertos en el “primer mundo”: mientras en escena Wilco tocaba aquella agitada versión de “You are my face” algunos saltábamos levemente. Ya saben, como en cualquier concierto que uno está disfrutando. Y en eso un negro -de dos metros con parca naranja fosforescente- se me acerca y me dice en un inglés inentendible: no mosh allowed. Le pregunto por qué, si no estaba molestando a nadie, no podía moverme un poco y disfrutar la música. El tipo me mira y me dice algo como que mi actitud es demasiado festiva (¿?), así que mejor me calme.
Al rato después, ya resignado a estarme quieto, Wilco se va del escenario y vuelve para tocar “Via Chicago“, “California Stars“, “Casino Queen” y “I’m a Wheel” en una seguidilla sin parar. Un segundo biss y se despiden con “Monday” (del doble y hermético Bieng There) que deja a todos calientes por más. Casi tres horas y 28 temas en total, incluyendo 5 de su último Sky Blue Sky. Personalmente menos de lo que me esperaba para un disco tan bueno y que estaban promocionando con esta gira. Aunque, claro, lo peor fue haberme quedado con las ganas de saltar y cabecear un poco sin que un guardia de dos metros me recriminara por ser muy, ejem, “festivo”. Puedes ver más información en Paniko.cl

Aqui os dejamos el video de “Monday” de este concierto:

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: